Nómadas y errantes

De La Totalidad
Saltar a: navegación, buscar

Algunas sociedades no mantienen un lugar fijo de residencia, denominándose sociedades transhumantes, con las siguientes clases:

  • En la Totalidad, se definen como nómadas aquellas sociedades que circunscriben sus movimientos en un espacio acotado, realizando estancias periódicas y predecibles.
  • Las sociedades errantes son aquellas que colonizan temporalmente demasiados lugares como para considerar un territorio acotado.

En ambos casos, tales sociedades transportan consigo la totalidad o gran parte de sus pertenencias y viviendas, pudiendo disponer de estructuras fijas, territorio, planetas, planetoides, lunas y asteroides como propiedad estatal.

No se consideran nómadas ni errantes aquellas sociedades locales establecidas en planetas pero sin un lugar de residencia fijo. Desde el punto de vista de la Totalidad, los desplazamientos circunscritos a la superficie de un planeta o dentro de un mismo sistema planetario, no son nomadismo, ya que no suponen movimientos demográficos de entidad entre sistemas solares soberanos.

Tampoco se consideran nómadas las sociedades radicadas en mundos artificiales, salvo que estos se desplacen fuera de un sistema planetario.

Nomadismo en el derecho de la Totalidad

El Concilio supuso un reparto de espacios de influencia y el establecimiento de reglas del juego por el que se asignaban derechos revendibles sobre esas áreas de influencia. El esquema original requería una estabilidad y asentamiento. La no radicación de sociedades no se trató específicamente en los acuerdos del Concilio, resultando en una alegalidad. Los redactores del Concilio descartaron los intentos de encauzar la no colonización, dejando el problema para los sucesores del Concilio. Se entendía que la mayoría de las expediciones habrían de enraizarse en alguna parte, como así ocurrió en la mayoría de los casos.

Algunas expediciones, sin embargo, terminaron como comunidades nómadas cuyo propósito original de colonización fue descartado por los expedicionarios, sin que posteriormente fuera posible reclamar daños y prejuicios.

Paralelamente, algunas sociedades terminaron por migrar y desvincularse de planetas concretos. En todos estos casos, la no reclamación ni asentamiento suponían un riesgo de invasión (pacífica o no) y una interferencia en el reparto de áreas de influencia, acusaciones y sospechas de quintacolumnismo, etc. En el siglo VI se establecieron las condiciones bajo las que las sociedades transhumantes habían de adherirse a la Totalidad.

La Totalidad ofrecía la posibilidad de que estas sociedades pertenezcan a la Federación, siempre que observen sus obligaciones. Se diferencia dos tipos de sociedades:

  1. aquellas que son soberanas sin tierra o sin estar permanentemente en su planeta.
  2. aquellas que no son estados sin tierra o residencia fija, sino cuyos miembros son parte de sociedades no transhumantes.

En el segundo caso, los ciudadanos son responsabilidad de esas sociedades. En el primer caso, las sociedades transhumantes tienen responsabilidades, no siempre iguales, y el deber de respetar las reglas territoriales.

Territorialidad y propiedad de órbitas.

Véase soberanía.

Piratas y Más Allá

La mayoría de sociedades transhumantes son pacíficas y no resultan problemáticas, aunque la opinión pública no siempre tenga esa percepción.

Características físicas

En general, las sociedades transhumantes son de tamaño relativamente pequeño, de entre 1.000 y 20.000 individuos. La transhumancia puede ser cultural (incapacidad de una sociedad por mantener un lugar fijo de asentamiento) o económica (búsqueda de recursos y medios de subsistencia), o simplemente por falta de interés y necesidad. En todos los casos, el tamaño de la sociedad está limitado por los medios de transporte y el tamaño de flotas y planetas artificiales.

Pagan impuestos proporcionales, y se dedican esencialmente a la minería y prospección, colonización avanzada y comercio. Entre sus obligaciones se encuentran, además de respetar las legislaciones locales y las normas de tráfico espacial, la exigencia de mantener un censo, la contribución a las fuerzas armadas (construcción de naves), que pueden sustituir excepcionalmente con tiempos de servicio.

Parámetros

La Totalidad define el nomadismo en función de la energía empleada en desplazamientos para el viaje estelar. Este sistema evita el seguimiento de indicadores cuya medición es costosa y fácilmente trampeable como, por ejemplo, tiempo de residencia, individuos movilizados, operaciones económicas.

Apátridas

apátridas